Enter your keyword

Stop cáncer de mama

Stop cáncer de mama

Stop cáncer de mama

El cáncer de mama es el más frecuente en la mujer. En Argentina se diagnostican aproximadamente 18.000 nuevos al año. Esto significa que uno de cada ocho mujeres lo tuvo, lo tiene, o lo tendrá.
Sin embargo, existen maneras de enfrentarlo con anticipación y en eso la detección temprana juega un rol fundamental, ya que multiplica las chances de curación.
El mal se origina cuando una célula de un conducto mamario cambia y se transforma en otra distinta, que ya no responde a los estímulos normales, comenzando a crecer y reproducirse de manera descontrolada. A partir de esta disfunción se las conoce como células anárquicas.
“Al dividirse sucesivamente, este grupo de células conforma un pequeño tumor que irá creciendo de manera paulatina y, si no es detenido a tiempo, puede invadir los tejidos vecinos, los ganglios linfáticos regionales y también otros órganos del cuerpo”, explicó Ignacio Mc Lean, doctor y miembro de la Sociedad Argentina de Mastología.
Un mal que afecta más a las mujeres
El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer y si bien puede afectar también al género masculino, es 100 veces más frecuente en ellas. La edad también aumenta las probabilidades, ya que afecta de manera especial a aquellas mujeres cercanas a la menopausia. Sin embargo, en los últimos años diferentes estudios descubrieron que a nivel mundial, la detección de la patología también se produce antes de los 40 años.
Pese a que en la mayoría de las veces se desconoce la causa que provoca el desarrollo de la enfermedad, las investigaciones científicas han identificado los factores que aumentan estas probabilidades y aquellos hábitos que contribuyen a reducir el riesgo de cáncer de mama.
Además del sexo y la edad, otro de los factores de riesgo que se denominan “no modificables” y aumentan las chances de sufrir la enfermedad, es poseer antecedentes familiares con cáncer de mama u ovario, haber tenido anteriormente ciertas enfermedades “pre-malignas” de la mama y la exposición a tratamientos con radiaciones sobre el tórax.
El especialista Juan Luis Uriburu, quien también es miembro de la Sociedad Argentina de Mastología, explicó que el llamado “cáncer genético o hereditario”, el cual ha tenido una gran difusión a partir del caso de la actriz Angelina Jolie, “es el factor de riesgo más importante, pero no el más frecuente. Esta mutación genética constituye alrededor del 5 al 8% de todos los cánceres de mama diagnosticados y puede sospechárselo cuando aparece en familias en las que padecieron la enfermedad más de un familiar de primer grado -madre, hermana, o hija-, o más de dos de segundo grado -tía, abuela-; a edades tempranas -menores de 45 años-; en forma bilateral -afectando a las dos mamas-; en miembros masculinos de la familia; o en ciertas etnias.

No Comments

Post a Comment

Your email address will not be published.